domingo, 13 de julio de 2014

El mínimo común de la cultura. (Detalle exposición del TPK. La metáfora como resistencia.)


Diego Tampanelli. Fragmento de Después

La cultura, esa forma de interacción con la realidad de la que todos nos servimos para descomponer signos y elementos, con los cuales luego somos capaces de recombinar de nuevo el mundo y nuestra relación con él. Un estado de ánimo, después de todo, resultado de una cadena de individuos singulares que, desde siempre, con mínimas aportaciones, han ido siendo capaces de transmitir algo, filtrado y hecho después común para dar forma a un catálogo del que, sin duda alguna, nos ayudamos a diario.  

Claus Dieter Geissler.
Vitrinas de la memoria. Dar una cara a las víctimas

Poner de relevancia este hecho de la cultura supone apostar por un homenaje del todo necesario a toda persona implicada desde siempre en ella, pero también pone sobre la mesa un juego que podemos observar y que invita a detenernos en esas pequeñas contribuciones que cada individuo hace (y no solo ha hecho) en este preciso instante que vivimos. No digo que sea fácil ni definitivo, ni siquiera que sea posible en su totalidad. Hacer un homenaje a cada minúscula gota de un proceso que podríamos considerar gigantesco solo es posible mediante el aterrizaje en un lugar, e incluso si apuramos, en un grupo de individuos.


Diego Tampanelli. Después


En los próximos días termina la macroexposición del TPK en el Tecla Sala de l’Hospitalet. Una exposición que creo responde en último extremo a ese detenimiento en las mínimas contribuciones necesarias de alguien a todo un conjunto. Y no solo porque rinde un homenaje a todos los artistas que han pasado por su espacio durante 37 años, sino porque su presupuesto tiene ese punto de partida que se retrotrae a la contribución singular a la cultura.

Enric Font. Sense títol

Esto se puede observar en la convivencia de la propuesta entre artistas-alumnos del taller y artistas-maduros ya independizados, juntos en el mismo espacio expositivo hasta el punto de crear transferencias en uno y otro sentido, contaminándose de su contribución individual. No obstante, también se aprecia en la sencillez de las contribuciones, nada grandilocuentes y despojadas de todo filtro, casi porosas unas con otras, expuestas con su filo y sus costuras a la vista.

Sandro Solsona

En ese sentido, algunas de sus propuestas se embarcan justo en este propio principio de hallar y mostrar un espacio de eclosión singular, hasta el punto de erigir el nombre propio de un individuo en categoría heroica, en signo de santidad o en objeto de la pasión.

Xaro Castillo. Ciao morue

Es imposible destacar todas las obras de esta macroexposición, pero sí lo es transitar de modo rápido en algunas de sus singularidades y ponerle un nombre a su excedencia, un nombre que transite desde la plasmación personal de lo universal a una metáfora momentánea en el proceso gigante de la expresión artística.

Frank Parrón. El grito que no fue















mirada materia ... 



Ana Marquina. Sense títol
















... que no queda


Patricia Chomón. Déja vu















... mirada inacabable



Javier Salas. Confin
... e imposible confín de la mirada




Isabel Dulantzi. El corazón de Lispector













narra mi deseo imposible...



Claus Dieter Geissler.
Vitrinas de la memoria. Dar una cara a las víctimas









en minúsculas cajas de memoria,


  


Alvydas Lukys. El senador por pintura











intenta el meticuloso envase de nuestros objetos...




Sandro Solsona. 











y los santos nudos de lo material.

  Imposible común 

y minúsculas multitudes que
se miran y nos hacen mirarlas para reconocernos...

Jorge Legra
Jorge Legra

El singular sigue... 

Jorge Legra
el camino de los singulares.


Javier Salas. Sueño loco
Algún día leeremos nuestros sueños en fotolibros... 


 
aunque no podamos dejar de identificarnos con la soledad de los solitarios.



Quedan más nombres en esta exposición, muchos más, con los que quiero disculparme por no disponer de más imágenes. No obstante, sus obras irán apareciendo en algún momento en este blog. Este mínimo boceto era sólo para felicitar la iniciativa del TPK,y para recordar que el filo en cultura se convierte al final en suma. 


video
Yelena de Belgrado

video
Curtis-i Krònia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión o tus comentarios sobre esta entrada. ¡Anímate a intercambiar tus ideas!